La Tumba de los Horrores (Dungeons & Dragons), de Keith Francis Strohm

, | Sin comentarios

En entradas anteriores mencionaba como muchas de las novelas del fantasía épica inspiraron toda una variedad de productos de mercadotecnia (videojuegos, juegos de mesa, playeras, figuras coleccionables, etc.), Así como en caso contrario, productos de los cuales derivaron estas novelas, justo como el libro del cual hablaré en esta entrada.

Dungeons & Dragons es uno de esos casos, siendo uno de los grandes referentes en cuanto a fantasía se refiere en el mundo contando con miles de jugadores alrededor del mismo. Naturalmente con la fama que se ha alcanzado resulta obvio que cientos de productos nazcan del juego, siendo uno de ellos sus novelas de fantasía.

Así tenemos toda una de sagas y libros sueltos que juntos conforman una colección redactada por distintos escritores y ambientada en los distintos mundos del juego. Muchas de estas sagas se han vuelto muy populares, tanto que se han convertido en éxitos independientes como el caso de la saga de Dragonlance o las distintas sagas de Drizzt Do' Urden.

Por otro lado, también tenemos novelas sueltas ambientadas en los mundos de D&D aunque en estos casos, funcionan más como libros manuales en los que los jugadores pueden formar su propia aventura. Pese a que en muchos casos sus historias resultan ser repetitivas y llenas de estereotipos clásicos de la fantasía épica, se pueden encontrar en ellos agradables lecturas para pasar el rato o incluso agradables sorpresas como el como el libro en cuestión.

La Tumba de los Horrores es una novela obra del escritor Keith Francis Strohm, publicada en 2004 en castellano por la ahora desaparecida Factoría de Ideas y que se encuentra basado en el escenario homónimo ambientado en el mundo de Falcongrís (Greyhawk en su idioma original) del universo de Dungeons & Dragons.



Originalmente este libro no estaba en mi lista de deseados cuando la compré, ni siquiera tenía planeado comprarlo y mucho menos había escuchado antes sobre él. Simplemente lo vi por primera vez en los estantes de la librería, un sábado que casualmente estaba en una plaza y decidí entrar a observar que había de nuevo.

Ahí estaba en la sección de descuentos por remate, checando que me podría llevar por menos de MXN $50.00 y ahí estaba entre el montón: me llamó la atención por el hecho de tener ese símbolo de Greyhawk en su lomo y su reseña en su parte posterior me convenció de llevármelo. 

La historia sigue a Kaerion Whitehart, quien en tiempos pasados fue un poderoso paladín que cayó en desgracia y que sobrevive vendiendo como mercenario junto a su amigo Gerwyth un elfo mercenario experto en el arco. Ambos han sido contratados por un grupo de nobles de la ciudad de Rel Mord, la capital del Reino de Nirond el cual se encuentra en una profunda decadencia con el fin de servir de guías en su búsqueda de la tumba del famoso mago Acererak el cual guarda una gran tesoro según las leyendas y que podría sacar de la profunda decadencia en la que se encuentra sumergido el reino. 

Naturalmente se enfrentarán a grandes peligros, tanto en el camino como en la propia tumba, pues el nigromante Acererak ha minado de trampas su tumba. Adicionalmente nuestros héroes descubrirán más temprano que tarde que no son los únicos que están en busca de la tumba, pues otros se han puesto en camino con una intención más siniestra, lo cual agrega un peligro más al viaje.

El libro no destaca por la originalidad de su historia (la cual de manera general resulta predecible), pero si por su fácil lectura, la cual por cierto resulta muy entretenida. No hay rellenos o partes aburridas, aunque tampoco giros inesperados o algo destacable. Digamos que no es ni bueno, ni malo.

Un punto a destacar son los acertijos y adivinanzas que se presentan a lo largo de la lectura, los cuales hacen destacar a la obra sobre otras historias. Aquí no será el golpe de la espada, si no el ingenio y la astucia de los personajes lo que determinará su supervivencia. Claro, batallas y muertes no faltarán.

Todos los personajes cuentan por lo menos con un pequeño trasfondo el cual iremos descubriendo conforme se avanza en la lectura, lo que nos permitirá conocer un poco acerca de los personajes aunque eso sí, olvídate de las personalidades únicas o la profundidad en sus historias.

Sin embargo, hay algunos puntos que no me gustaron: principalmente y como había mencionado antes, la historia es muy predecible, y las soluciones no son para innovadoras, especialmente la de nuestro héroe principal. Adicionalmente debo mencionar también el hecho de lo abrupta que termina la historia aunque eso si, la batalla final se disfruta bastante.

Claro, estos tipos de observaciones son comunes porque se repiten en este tipo de novelas. Las novelas sueltas o de un solo libro tienen una curiosa función de entretener a su lector para acabar inevitablemente en la repisa como uno más. Este libro puede que sea uno más de esos, pero al menos cumple aquella función con creces. Quien sabe, puede que incluso agrade lo suficiente como para tenerla en cuenta para aquellos tiempos de ocio.

En general el libro es bueno, más allá de lo predecible de su historia, aun cuando no aporta nada nuevo ni será el libro favorito, La Tumba de los Horrores resulta una agradable lectura que difícilmente te decepcionará si le das una oportunidad (aunque tampoco te maravillará), por lo que no puedo hacer otra cosa más que recomendarla, al menos para pasar el rato.

0 comentarios:

Publicar un comentario