El Libro Salvaje, de Juan Villoro

, | Sin comentarios

El día de hoy he decidido salirme de las temáticas convencionales para realizar una reseña que llevo meses dándole forma en mi cabeza, por una parte porque prometí realizar esta reseña y por otra porque quiero que sea perfecta y plasme a la perfección mis impresiones.

El libro del cual hablaré hoy es distinto de las típicas lecturas que comúnmente toco en el blog, pues pertenece al género infantil - juvenil. Dicho género presenta similitudes con la fantasía heroica en el sentido de que es igualmente infravalorada y tachado de tosca o simple por el público a quien se dirige. No obstante a través de esta reseña veremos que tales prejuicios se encuentran mal infundados.

Tuve la oportunidad de "conocer" al autor de este libro en la Feria del Libro de mi ciudad. Y digo conocer pero en realidad fue más un observar, pues el gusto de haber platicado con él correspondió a mi amiga de la infancia quien es seguidora sus lecturas y fan de este autor.

En aquella ocasión no sólo tuvo la oportunidad de conocerlo, si no también de recibir la firma y dedicatoria en este libro que es su favorito.

Y es esta misma amiga quién me prestó el libro del cual les hablaré hoy, puesto que ella fue quién insistió en que leyera dicha obra y realizará esta reseña. Así que ustedes se preguntarán, ¿de que libro hablo? (ok, si leyeron el título de esta entrada no creo que se lo pregunten)


El Libro Salvaje es la sexta obra del escritor mexicano Juan Villoro (si, ese que tiene su columna en el periódico El País) publicada en el año de 2008 a través del Fondo de Cultura Económica. y que nos cuenta la historia de Juan, un chico que en compañía de su tío y Catalina - una chica que trabaja en una famacia - tendrán toda una aventura en su intento de encontrar a El Libro Salvaje, un libro escurridizo que se niega a ser leído por cualquier persona.

Tengo entendido que este libro fue regalado en México por la Secretaría de Educación Pública a los niños que cursan la educación primaria, lo cual le parece una decisión muy acertada pues no hay mejor forma de acercar a un niño a la lectura que mediante un libro que habla sobre muchos libros (especialmente en un país que en general no lee).

Y es que precisamente ese es el tema central en el cual se basa la historia en este libro: en El Libro Salvaje nos encontramos con Juan, un chico que está entrando en la adolescencia y que no la está pasando bien pues en su hogar existen problemas familiares que enviarán a nuestro protagonista a vivir por un tiempo en casa de su excéntrico tío Tito, un ermitaño amante de los libros.
 
Será con el tío Tito y en compañía de su extensa biblioteca donde Juan encontrará un nuevo mundo y donde descubrirá que, al igual que los humanos, los libros tienen personalidades distintas, y cada uno es un mundo a parte con una historia distinta. 

Voy a detenerme un poco aquí para hablar un poco sobre esto último. ¿libros con personalidades? ¿libros buenos y malos? si lo se, suena algo muy infantil (¡aah!), pero si nos detenemos a analizar un momento esta perspectiva, nos daremos cuenta que la idea no es del todo loca y que incluso suena más lógica de lo que parece. 

Si está bien, puede que en la vida real los libros no escogen quien puede leerlo y quien no, tal y como señala el tío Tito, pero si podemos encontrar libros hechos para determinados lectores. Tal vez no hay libros malos que contaminan a los demás estantes de la biblioteca, pero si hay libros malos por el poco o nulo contenido que aportan.

Es decir, cada libro refleja la personalidad de su lector y cada lector está hecho para determinados tipos de libros.

Continúando con el tema central de la historia, Juan descubrirá el vasto mundo que encierra cada libro como el miedo, la desesperación e incluso el amor, pues a través de uno de estos libros Juan descubrirá este sentimiento dirigido hacia Catalina, que trabaja en una farmacia frente a la casa de su tío y que es aficionada a la lectura. (Ah! El amor....)

 Así pues, en compañía de su tío, Catalina, y su pequeña hermana, Juan iniciará una búsqueda a través de los rincones más olvidados de la biblioteca de su tio para encontrar aquél libro que solo se dejará leer por quien el propio libro elija.

La historia es increíble. Muy entretenida y cargada de frases que bien pueden cambiar tu modo de ver las cosas sin importar tu edad, así como profundas enseñanzas ocultas en los más simples diálogos entre Juan y su tío.

Un punto que no digerí es precisamente el final. Quiero señalar que no tengo problema por el final si no por como se da, pues me saca de la historia de golpe para llevarme a la realidad y darme una lección de vida (una muy bonita por cierto, y que demuestra la habilidad de Villoro en cuanto a su prosa (todo el libro lo destaca en general).

Supongo que a estas alturas ya me estarán liquidando en los comentarios por lo que mencioné en el anterior párrafo.


No obstante, ningún otro libro ajeno a la fantasía heroica me había maravillado tanto y enganchado a él con tanta facilidad como El Libro Salvaje. Sus enseñanzas resuenan hasta la fecha en mi mente y me mantienen siempre atento, buscando cualquier señal en los libros que me indiquen que desean ser leídos y que soy el indicado para leerlos.

Y es que al final, al igual que las personas, cada libro es un mundo distinto con una historia y fin únicos esperando encontrar a alguien digno de leerlos.

Si me preguntan que libro es el indicado para comenzar a leer, para regalar a un niño e ingresar lo en el mundo de la lectura, no les diré un Señor de los Anillos o alguna historia de Dragonlance. Sin pensarlo dos veces les recomendaré El Libro Salvaje, pues con él no sólo encontraremos las puertas de un nuevo mundo, si no que también el recuerdo o reafirmación del por qué y para que leemos. Créanme, pese a estar dirigido a un público infantil, cualquier persona que lo lea lo disfrutará sin importar la edad.

0 comentarios:

Publicar un comentario