El señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien

, | Sin comentarios
I. La Comunidad del Anillo  |  II. Las dos Torres  |  III. El Retorno del rey

Resulta complicado hacer esta reseña por la magnitud de la obra de la cual se trata, por lo que mantener la imparcialidad es sumamente difícil, al igual que evitar caer en una alabanza extrema ya que la reseña perdería todo sentido. Lo mismo ocurre si tratamos de llenarlo de críticas sin razón, por lo que solo queda hablar de su importancia y legado.

El Señor de los Anillos, obra máxima de John Ronald Reuel Tolkien, es el mayor exponente del género, prácticamente un sinónimo de la fantasía heroica (para bien o para mal) y uno de los Best Sellers mayor vendidos en el mundo. Su lectura es obligada para todo amante de la fantasía y de la lectura en general, independiente del gusto partícular.

Tolkien, junto con Robert E. Howard, son los dos pilares sobre los que descansa la fantasía actual. Sus obras son las máximas influencias al género y su huella se puede sentir incluso en obras de un corte menos fantástico o hasta en el mismo lenguaje vernáculo en el que fue escrito. Hoy en día son obras de culto que no pueden faltar en los estantes de cualquier biblioteca.

Ciertamente Tolkien no es el pionero del género, pero si es el causante de su renacimiento.


De la celebración del aniversario centésimo décimo primer cumpleaños del viejo Bilbo Bolsón surgiría una epopeya contemporánea que bebe de la mitología nórdica, bretona y cristiana para formar una más propia de estos tiempos, casi una mitología actual. Los elementos que nutren a El Señor de los Anillos son tantos que bien, podría hacerse otra entrada (o varias) dedicada a ese tema.

Así vemos por primera vez a los elfos y enanos como los conocemos actualmente: los primeros bellos, nobles pero orgullosos y los segundos como grandes constructores, ricos y codiciosos. Este será el estereotipo que marcará la pauta a partir de ahora, de la misma forma que tenemos al mago sabio en la forma de Gandalf, a la doncella guerrera encarnada en la Dama Éowyn, el guerrero noble e inmutable en Aragorn, así como muchos más. Como dije, mencionar estas características sería digno de un post dedicado a esto.

El formato de saga también es algo que Tolkien toma prestado de la mitología nórdica para contar su historia y que también legará a la fantasía épica. Antes de El Señor de los Anillos, las historias se contaban a través de múltiples novelas o cuentos, sin relación la una con la otra más allá de los personajes y algunas referencias a hechos pasados. A través de La comunidad del Anillo, Las Dos Torres y  El Retorno del Rey, Tolkien contará a la forma antigua su historia, de manera continua por lo que ningún libro es imprescindible en su lectura.

En El Señor de los Anillos, observamos de manera primigenia un elemento fundamental de la Fantasía actual: El camino del Héroe, la historia de un grupo de héroes de diferentes razas, que se unen para realizar un viaje con la misión de destruir un anillo con cualidades mágicas perteneciente a un señor obscuro que ha regresado y amenza con destruir la tierra será una fórmula que, aunque con claras modificaciones sufridas a través del tiempo, Tolkien impondrá y se repetirá en la fantasía heróica hasta nuestros días.

Fuente: wikipedia.com
A lo largo de los tres libros encontramos una narración excepcional y dotada de tintes clásicos, al mas puro estilo de las historias artúricas de antaño otorgando la sensación de un relato antiguo. Esta es una práctica habitual de Tolkien y que llevará a su máxima expresión en El Silmarillion. Adicionalmente, la lectura está llena de grandes descripciones de los paisajes y lugares que componen la tierra media que descubren el detallismo con el que el autor imaginó el mundo.

Aún con todo esto, existen algunos pormenores que a mi juicio merecen ser resaltados: como mencioné sus descripciones son grandes y detalladas, tanto que en algún punto se vuelven extensas y cansadas, aunque eso si, todas son de calidad. Del mismo modo, también hay que hacer notar lo aburrido que se vuelve la lectura en Las Dos Torres por el hecho de dividir la historia en dos, contando primero las aventuras de Aragorn, Legolas y Gimli, y después las peripecias de Frodo y Sam, provocando que la primera parte del libro, esté cargada de emoción, mientras que la segunda sección apenas y resulta interesante en su parte final.

A pesar de lo anterior, El señor de los Anillos es una de las grandes obras del siglo inmediato pasado que destaca no sólo por su calidad literaria, si no también por su legado, el cual ha llegado influir a los grandes escritores de fantasía heroica que precedieron a Tolkien entre los que podemos desctacar a George R.R. Martin o Ursula K. Le Guin entre muchos otros.

Tolkien y su tierra media no sólo ayudaron a formar el injustamente desprestigiado género fantástico, si no que aportó elementos de los que hoy en día beben las grandes historias de ficción y fantasía en general. En la actualidad, todo autor de fantasía épica sueña con emular la obra de Tolkien y que su obra sea comparada con la del profesor. Y su obra no sólo es ampliamente recomendada, si no que debe estar en el estante de todo lector inteligente.

Imágenes:
librosalcana.com
wikipedia.com

0 comentarios:

Publicar un comentario