Compré este libro por pura curiosidad al leer en su portada "Ganador de 5 premios Hugo" con una llamativa nota amarilla, misma que me convenció de decir "¿porqué no?". Además venía bien para satisfacer mi deseo de cambio de aire en cuanto a mis lecturas habituales.

Publicada por primera vez en 2005, Starship: Motín, es el primer libro escrito por el estadounidense Mike Resnick para su saga Starship. Se encuentra ambientada en el mismo universo en el que basa todos sus relatos y en el que cuenta su propia versión del futuro de la humanidad (una por cierto muy interesante y que se narra de forma resumida al final del libro, en sus apéndices).


La historia se sitúa en el año de 1966 de la era galáctica, donde la República está en guerra con la Federación Teroni, una alianza de razas resentidas por el crecimiento militar y económico de los humanos. Los humanos, aunque aliados con otras razas, son la raza predominante y gobernante en la república (algo así como un imperialismo a escala galáctica).

Es en este ambiente donde Wilson Cole, un militar que, a pesar de ser un condecorado y famoso héroe de guerra, ha sido recluido a la Theodore R. Roosevelt por su constante desobediencia a los altos mandos (en realidad, el ha hecho su trabajo de forma excelente, algo que no le gusta a los mandos superiores porque los deja mal parados). La Teddy Bear. (como se le llama de cariño) es una nave de más de 50 años que de no ser por la guerra estaría sirviendo como chatarra en algún basurero espacial.


Este libro fue mi primer acercamiento con el universo de Los Reinos Olvidados donde se ambientan las historias de Drizzt Do'Urden, por lo que haciendo a un lado los excelentes comentarios que abundan en la red sobre el autor de estos libros, no sabía con que me encontraría.

Antes me había topado con libros del mundo de Dungeons & Dragons (que en su oportunidad reseñé aquí y aquí) dejándome un buen sabor de boca, pero sin llegar a impresionarme. Sin embargo debo admitir que las historias ambientadas en Los Reinos Olvidados están a otro nivel. Prueba de esto último es El Siervo de la Piedra.