Starship: Motín, de Mike Resnick

, | Sin comentarios

Compré este libro por pura curiosidad al leer en su portada "Ganador de 5 premios Hugo" con una llamativa nota amarilla, misma que me convenció de decir "¿porqué no?". Además venía bien para satisfacer mi deseo de cambio de aire en cuanto a mis lecturas habituales.

Publicada por primera vez en 2005, Starship: Motín, es el primer libro escrito por el estadounidense Mike Resnick para su saga Starship. Se encuentra ambientada en el mismo universo en el que basa todos sus relatos y en el que cuenta su propia versión del futuro de la humanidad (una por cierto muy interesante y que se narra de forma resumida al final del libro, en sus apéndices).


La historia se sitúa en el año de 1966 de la era galáctica, donde la República está en guerra con la Federación Teroni, una alianza de razas resentidas por el crecimiento militar y económico de los humanos. Los humanos, aunque aliados con otras razas, son la raza predominante y gobernante en la república (algo así como un imperialismo a escala galáctica).

Es en este ambiente donde Wilson Cole, un militar que, a pesar de ser un condecorado y famoso héroe de guerra, ha sido recluido a la Theodore R. Roosevelt por su constante desobediencia a los altos mandos (en realidad, el ha hecho su trabajo de forma excelente, algo que no le gusta a los mandos superiores porque los deja mal parados). La Teddy Bear. (como se le llama de cariño) es una nave de más de 50 años que de no ser por la guerra estaría sirviendo como chatarra en algún basurero espacial.


Cole ha sido asignado a una nave que vigila un cúmulo de planetas de poco valor para la república y que se encuentra al otro lado del campo de batalla, justo donde no pueda molestar. La tripulación de la Roosevelt no es mas que un conglomerado de seres de distintas razas que comparten un elemento en común: Al igual que Cole, todos son un problema de algún modo para la república.


Si, nada especial o espectacular su historia. Es más parece algo que el escritor redactó durante un viaje en transporte público o en una noche. Toda la trama es de cierto modo predecible y en ningún momento te hará saltar del asiento con alguna sorpresa o giro en la historia. Los personajes tampoco serán algo de lo que te puedas enamorar, ninguno tiene profundidad, ni personalidad propia.

Todavía dicho esto, tengo un problema real con Wilson Cole. Saben, por lo general no me molesta que los personajes principales tengan suerte o su inteligencia los ayude (digo, si son personajes principales es porque son excepcionales) pero este tipo (Cole) en verdad parece tocado por dios. Es extremadamente listo, nada lo puede dañar y siempre se las arreglará de las situaciones más dificiles sin dificultad, incluso con los planes más absurdos. Encontramos a todo un McGiver en Wilson Cole.

Si este libro hubiera sido llevado a la pantalla grande en los años 80´s definitivamente hubiera sido de esas películas de acción estilo Rambo protagonizadas por Schwarzenegger o Stallone (muy a pesar de Resnick, por cierto). La sobre inteligencia del protagonista llega a arruinar incluso, algunas escenas de acción (que pudieron haber dado más) así como el momento cumbre que le da nombre al libro (el motín) el cual queda como un simple acontecimiento.


Por ahí leí que, aunque es un libro que presenta las características típicas de su autor, dista por mucho de ser su mejor obra.

No obstante, y a pesar de nuestro protagonista McGiver, el libro tiene muchos puntos a su favor: es de fácil y rápida lectura, además de no contener rellenos y no es tan extenso. Las conversaciones casuales entre el protagonista y los compañeros tripulantes son muy entretenidas y están llenos de chistes sencillos, lo cual se agradece al autor porque hace más amena la lectura.

Tampoco quiero engañarlos, en verdad disfruté mucho esta lectura porque era lo que buscaba, sin embargo no es un libro que volvería a leer en mis ratos de ocio, al menos no en mucho tiempo. Es más bien un libro para leer, divertirse y una vez concluido, dejarlo en el librero entre los demás.

0 comentarios:

Publicar un comentario